Hace cuatro años la policía de Macri reprimía en el Hospital Borda

Posted on Actualizado enn

A pocos días de que sentemos en el banquillo de los acusados a la policía de Mauricio Macri – la Policía Metropolitana, hoy reciclada como “Policía de la Ciudad” – por disparar plomo contra dos comunicadores de la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA), recordamos una nota del Taller de Periodismo del Frente de Artistas del Borda recordando que a poco más de un mes de disparar plomo contra comunicadores durante el desalojo del acampe de la Sala Alberdi, el viernes 26 de abril de 2013 la policía macrista volvía a reprimir salvajemente: ésta vez a pacientes y enfermeros del Borda, dejando un saldo de 50 heridos y 8 detenidos.


A cuatro años de la primera represión en un Hospital en el siglo XXI

Cobertura especial realizada por el Taller de Periodismo y Comunicación del FAB desde el hospital José Tiburcio Borda.

El Viernes Negro del 26 de Abril de 2013 en horas de la madrugada, la Policía Metropolitana, ingresó violentamente por el portón trasero de la Av. Amancio Alcorta, al predio del Hospital Borda. Demolieron el Taller Protegido N° 19, violando órdenes judiciales previas, dejando un saldo de 50 heridos y 8 detenidos. Hoy, a dos años, seis personas siguen procesadas y no fue juzgado ningún responsable político ni material de este hecho. Sólo está imputado por lesiones leves el comisionado de la Policía Metropolitana, Martín Roth. El sábado 25 de abril a las 11 hs, el Taller de Mimo “Adentro y Afuera” del Frente de Artistas del Borda (F.A.B), realizará una actividad artística en el centro del Parque Las Heras, CABA. Por Taller de Periodismo del Frente de Artistas del Borda para ANRed


La Histórica Represión de la Policía en un Hospital Neuropsiquiátrico

Oí gritos. Estaba en el servicio y oí gritos y ruidos de latas, me asusté. Le dije a la doctora: ¿Qué ocurre? Y me dijo: “Nada, hay lío en el hospital”. No salí del servicio y me sentí con ruido de balas de goma por todos lados.

El viernes 26 de abril de 2013, después de la violenta irrupción en horas de la madrugada de la Policía Metropolitana al hospital José Tiburcio Borda forzando los portones traseros que dan a la calle Amancio Alcorta y acompañando a operarios que derrumbaron completamente el Taller Protegido n° 19 convirtiéndolo en escombros y chatarra, se desató la verdadera locura traducida en balas de goma, palazos y detenciones a personas internadas, enfermeros, médicos, periodistas y todo aquel que estuviese frente a estos agentes .

A dos años de la represión siguen procesadas seis personas: Susana Bejarano- enfermera del hospital Borda-; Cristina Díaz Além-enfermera y delegada del Htal.Garrahan-; Carina Maloberti-trabajadora del SENASA miembro del Consejo Directivo Nacional de A.T.E-; Belén Revollo- fotógrafa de En Movimiento TV-; Horacio Melnic-trabajador de Talleres Protegidos y Daniel Catalano, dirigente de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE).

Hace más de dos años se decía que al gobierno de la Ciudad le interesaba el hospicio para hacer un shopping, el “Alto Barracas Shoping”. Ayer se decía que el predio le importaba para hacer un Centro Cívico. Al ingeniero Mauricio Macri, ¿le importó que más de 400 personas sufrieran frío por la falta de gas por más de un año y medio en el nosocomio? A Mauricio Macri no le importan las personas que están internadas en el Borda, solamente le interesa el hospital como un bien inmobiliario.

Nos dicen locos y hay alguien que quien vende el Edificio del Plata para hacer una construcción inmobiliaria en un neuropsiquiátrico, pero lo más loco de esto es que es el jefe de Gobierno de la Cuidad. Dicen que al hospital Borda no lo van a cerrar. Y, ¿qué harán si piensan construir en el predio del hospital?

Después de la represión, comenzaron a realizarse refacciones, según cifras oficiales, el presupuesto utilizado fue de 76 millones de pesos que no se ven ni en la calidad ni en la cantidad de las obras.

En la historia, jamás un hospital neuropsiquiátrico fue asaltado de esta manera tan Bestial. Lo que ocurrió en el hospital Borda es la represión más incalificable que se conozca a nivel mundial. Aún en las guerras tradicionales, por convenios internacionales, se respetan los hospitales pintando sus techos con la cruz roja para evitar bombardeos.

Pablo Morales, Daniel Calvo, Cristian Ruggeri

El Comisario Giménez, jefe del operativo.

Yo los vi. Con sus cuerpos negros. Con sus cachiporras bamboleándose. Y los vi de cerca. No eran monstruos negros. Eran hombres como nosotros. Me acerqué a uno de ellos y le pregunté: ¿Qué haces, estás disfrazado de payaso? Y me contestó con una patada en el estómago. El niño rubio de ojos celestes que nunca conoció el hambre, me mandaba una compañía de supernegros con armas de represión lacrimógenas, para destruir un taller de nombre Eva Perón. Y yo también me considero un héroe porque resistí y me pegaron. Yo me la ligué, pero no estoy arrepentido de nada.

Su cargo: Comisario General de la Policía Metropolitana. Exonerado de la Policía Federal. Reincorporado por Macri a la actividad. A cargo de la mayor fuerza de choque en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Su apellido: Giménez. Cabello prolijo, totalmente canoso. Perfectamente afeitado. Traje oscuro impecable. Corbata finísima. Casi gélido. De hablar pausado y breve. Siempre en el centro, rodeado por otros oficiales de alta jerarquía. Algunos con traje y corbata y otros de sport, de camisas abiertas.

El Jefe recibe por su celular de última generación, órdenes del ministro de Seguridad (Guillermo Montenegro). Se quiere mostrar diplomático y acepta dialogar. Después de que su fuerza invadió un hospital neuropsiquiátrico, contrariando expresamente dictámenes judiciales, con armas cortas, largas, gases pimientas y lacrimógenos y garrotes. Disparando balas de goma desde corta distancia, apaleando y golpeando a trabajadores, médicos, pacientes, periodistas y legisladores.

Cuando el Jefe considera que la tarea de demolición de los Talleres Protegidos N° 19 ya está cumplida y la reacción de cientos y cientos de ¨violentos¨ puede generar una represión aún mayor a la efectuada primeramente, accede a que una comisión representativa del hospital Borda se acerque ordenadamente a parlamentar.
Siempre la misma actitud imperturbable en su rostro.

Las frase corta y tajante: “Si no retroceden, nosotros seguiremos avanzando, hagan que se mantengan distantes estos violentos y nosotros nos replegaremos unos metros atrás”.

Una y otra vez recibe llamadas en su celular. Se aparta para hablar, siempre rodeado de sus subordinados. Dice al volver, traer directivas del Ministerio: “Si no se disuelven, la orden es reprimir¨.

Pasan las horas, llenas de tensión. Se mantienen los policías en triple o cuádruple formación. Sus cuerpos resguardados cual Robocops.

Mirando las caras se descubre personal femenino. Sólo se los reconoce, entre la visera de su casco, echado hacia arriba el protector facial y el mentón. Han desechado el cubridor de rostro, que todos usaron por la mañana. Son mujeres sin maquillaje, pero de miradas con ojos escrutadores.

Llegan las sombras de la noche. Lo único que ilumina la oscuridad son las luces de las cámaras de televisión.

La gente está cada vez más inquieta. Una mujer joven los increpa a viva voz. Grita y grita a los uniformados.

El Jefe, rodeado de su guardia, no mueve ni un músculo de su rostro.

Los presentes deciden hacer una asamblea. Hay dos propuestas: “O nos quedamos a acampar toda la noche hasta que se vayan o volvemos en la mañana temprano, porque cuando se vayan las cámaras se viene la represión a fondo”.

Triunfa la segunda opción para preservar la integridad física de la gente allí congregada.

Todos se retiran juntos.

El Jefe, en la ya casi total oscuridad, sigue imperturbable.

Franco, Daniel Calvo.

Susana Bejarano, reprimida y procesada

Masacre, vida. Poli-polígonos. Masacre, gritos, gente. Furor, furor en la tropa. Una tropa contra una socavada exactitud. Que dicen que no ve, que no ve. Qué no ve, qué no ven. El enfrentamiento de la dignidad, de la sacadez. De dónde estamos, dónde estamos ahora, controlando y diciendo que más de una vez hubo un juez. Un juez que destina, un juez que incrimina. Un juez que no jueza, pero que marca con casco y con firmas a lo blanco, a lo que mancha, a la sanación.
No hay control a donde viven las palomas. Hay anteojos, hay soles, caras escondidas. Hay mucho dolor, mucho sufrimiento.

Dicen que atrás de mi cama hubo una batalla. Dicen que esta mañana me despertaron y dijeron: “Están por destruir tu casa”. Lo único que pude decir es: No puedo levantarme, hace años, de este letargo. Que en la parte del fondo hagan la Quinta de Olivos, hagan la Rosada, hagan lo que quieran, ya no hay destino en este fuego interino de este lugar.

A mi casa la llaman la Diosa la Reina y de las Locas. Mi casa es la que pasa desapercibida. Sin razón, los que dicen ser opción o ser oposición.
Cuántas veces me vas a demarcar que me vas a defender. Si al fondo de mi casa entró el ladrón. Sin ver, entró con sus anteojos y sus cascos. Y destruyó y arrasó el sueño que se escondía en mi nuca, en ese inconsciente .Era mi trabajo, era mi madera, era el tallado. Pero, sin embargo, creo que ya no trabajaré más la madera. Esta vez trabajaré el hierro, para decir, que esta nueva ley sea una ley más dura y que golpee con más fuerza.

Tiran al piso a una enfermera del Hospital Borda. Al no poderse levantar, la llevan a la rastra. Susana pide que la dejen incorporar, que ella sola, sin necesidad de que la estén apretando, ingresaría al camión policial. Allí vio adentro al doctor Puerta, jefe de servicio de guardia del Borda.

Al llegar a la comisaría 4° de la Metropolitana la esposan al entrar al calabozo, donde está sola. Hay otros detenidos en otros calabozos.

La pierna derecha, luego de cinco horas, se le comienza a hinchar enormemente. Como es diabética, pide un vaso de agua para tomar una pastilla para su dolencia. Se la niegan. Pide por favor, que le den algún alimento, por su enfermedad debe regularmente ingerir algo, para evitar un agravamiento.

Después de muchas horas, aparece una pseudomédica de la comisaría, la revisa y la llevan al hospital Pena, le colocan una férula, la dejan incomunicada con custodia policial.

Pasado el tiempo y gracias a una movilización convocada por diferentes organizaciones, llega una abogada y le dice: “Firmá la libertad”, mientras le alcanza una nota.

Susana vive en Wilde, zona sur del Gran Buenos Aires. Sigue en tratamiento. La pierna le continúa doliendo. Hace 26 años que trabaja en el Borda. Es franquera todos los fines de semana, hace horas en la semana. Está acusada por el gobierno de la Ciudad por atentado, resistencia a la autoridad y lesiones a la policía.

Fernando Aquino, Daniel Calvo.

Impunidad ante el ataque

El siguiente texto es un escrito de búsqueda de justicia ante la complicidad del poder judicial, por la impunidad del aparato estatal represor del 26 de Abril de 2013 contra los internos del hospital Borda, legisladores, periodistas y trabajadores.

A cada paso nos invade la mirada de la indiferencia de la justicia ante hechos verdaderamente repudiables. Nuevamente, parecería que todo-o casi todo- lo que hemos vivido en un ayer, renace y sigue teniendo protagonismo en este hoy como si fuera una pesadilla.

Todo fue una mentira de todo. ¿Qué pasa? ¿Qué es de nosotros? ¿Qué es de la audiencia? ¿Qué nos sucede, por qué todo esto? ¿Qué es de Macri? ¿Qué es de la policía?

¿Nos van a perdonar? ¿O nos van a seguir molestando? ¿Qué es lo que tengo que hacer en ese caso? ¿Todo es un cuento o una mentira? ¿Estamos en un momento de crisis o totalmente olvidados de todos?

¿Qué es lo que pasa?

Justicia, Impunidad, ojos que no quieren ver, justicia que no es Justicia. Y una dignidad que se disminuye en aguas de la desidia y la inescrupulosidad de una hoguera que calcina a la par de monstruos con sus ojos vendados y mentiras que se multiplican.

Este tema no debe quedar en el olvido y la absolución de todos los responsables de la represión por parte del juez es sinónimo de complicidad. Los responsables y culpables: Mauricio Macri, María Eugenia Vidal, Chaín , Montenegro y Giménez.

Cristian Ruggeri, Pablo Morales, Miguel Bonafe.

El Borda hoy, la segregación de la Locura

El Adentro pútrido fétido, un conglomerado de locura, con gente a la deriva librados al sin sentido adentro de sus propias miserias. No porque lo sean, sino porque así los hacen sentir, seres anónimos desplazados, marginados, inexistentes en una comunidad sin comunión. No quiero estar más Adentro pero el Afuera me resulta desconocido, extraño, apabullante. Ya no sé qué es lo que quiero. Estoy confundido, confuso en mi propio ser. Ser que no soy, ser que no puedo ser.

“Stultifera Navis” (“La Nave de los Locos”), eran embarcaciones que viajaban a la deriva en el mar del imaginario del Renacimiento europeo. Hay quienes dicen que estas embarcaciones pudieron existir y que sus tripulantes eran los Locos que las diferentes ciudades expulsaban de su territorio. Impuros, pecadores, irracionales, desde hace cientos de años, los Locos, son segregados y ocultados de la vista.

Hoy, alrededor de 400 personas están internadas en el hospital Borda. A través de los años el vaciamiento del hospital se hizo evidente a través de un proceso silencioso, pero continuo, de segregación de la Locura a zonas alejadas de la provincia de Buenos Aires. En general, hacia clínicas privadas donde el encierro y las condiciones de hacinamiento son mayores que en un hospital neuropsiquiátrico. La nueva Ley de Salud Mental se aplica de manera parcial y contribuye a este proceso impidiendo los ingresos de personas que necesitan atención del sistema de salud mental, quedando así otra vez, los Locos a la deriva.

El surgimiento de la Ley Nacional de Salud Mental 26657, está enmarcada en un dictamen de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que establece que los hospitales neuropsiquiátricos son un gasto para el Estado y hay que cerrarlos y sustituirlos. En este sentido, es que la Profecía Nacional anuncia que para el año 2020 se cerrarían todos los hospitales monovalentes y serían reemplazados por otras instituciones. Pero aún, en la actualidad, no existen los dispositivos necesarios que puedan contener a las personas que son dadas de alta, ni a las que solicitan ingresar al hospital en el que acceso es denegado, cumpliendo con la nueva Ley. La mayoría de las personas que están en condiciones de salir y las que salen de los hospitales de salud mental, no reciben una contención adecuada-en muchos casos nula- en ese proceso de transición.

Aún está verde el fruto. La desmanicomialización está por momentos, el compromiso se encuentra bastante lejano.

Y como alguna vez se dijo: “Y la nave va… ahí se suben, nos subimos, se suben, navegamos y navegan”. La desmanicomialización es un gran prisma brillante con miles de caras.

Rubén Chiodini, Gisela Elescano, Miguel Bonafe.

Taller de Periodismo y Comunicación

Sábados 13:30 a 15:30hs

Sábado 13:30 de la tarde, hospital Borda, galpón del Frente de Artistas a pasos de La Cantina y El Tanque de Agua. Latas de atún y platos en la mesa ubicados equitativamente. Humo, lenguaje escrito, radial y audiovisual en el Taller de Periodismo y Comunicación. Taller de técnicas periodísticas en sus diferentes soportes, tiene como objetivo producir contenidos desde los actores sociales que viven la realidad del encierro, la exclusión y la violación a los derechos humanos para desmitificar y poner en cuestionamiento la mirada sobre la voz del Loco en la sociedad.

contacto: fabdefrente@gmail.com
novedades y publicaciones: fabdefrente@blogspot.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s