Sr. fiscal: ¿Necesita que le traigamos tres muertos?

Posted on

Oscar Ciruzzi es fiscal general en los Tribunales Orales Criminales de la Capital Federal, y fiscal interviniente en el Juicio a la Policía de Macri, que tendrá sentencia mañana al mediodía. “No fueron disparos continuos, por lo cual no puedo decir que hubo intencionalidad de matar”, argumentó en su alegato. A pesar de utilizar en su exposición todos los argumentos de la querella, finalmente consideró que sólo hubo abuso de armas y lesiones, por lo que solicitó tres años y tres meses de prisión, con inhabilitación en el cargo por cuatro años, para Gabriel Pereira de la Rosa, Miguel Ledesma y Maximiliano Acosta, los tres policías imputados por disparar y herir con balas de plomo a Esteban Ruffa y Germán de los Santos – ambos comunicadores de la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA) – mientras cubrían el violento desalojo de la Sala Alberdi el 13 de marzo de 2013. Una pena bastante alejada de los 20 años de cárcel pedidos por la querella, por el intento de homicidio calificado. Oscar Ciruzzi. Representante del Estado en el juicio. Cómplice. Otro ladrillo en la pared de la impunidad.

Oscar Ciruzzi: el fiscal que necesita tres muertos y asesinos que disparen a repetición

El pasado miércoles 24 – día de los alegatos de la querella, la fiscalía y las dos defensas policiales – se pudo ver y oír al fiscal Ciruzzi utilizar a lo largo de su exposición toda la batería argumentativa y pruebas presentados en su alegato por la abogada querellante, Dra. María del Carmen Verdú, para, finalmente no acompañar el pedido de pena máxima de 20 años de la querella. Es decir, toda la carga probatoria es contundente, pero finalmente a él le pareció que no.

Entre sus argumentaciones indicó no reconocer en las pruebas a los acusados y sostuvo que considera que sólo hubo abuso de armas y lesiones por parte de los tres uniformados, por lo cual solicitó tres años y tres meses de prisión, más cuatro años de inhabilitación por ser funcionarios públicos: “No fueron disparos continuos, por lo cual no puedo decir que hubo intencionalidad de matar”, sostuvo el fiscal, y agregó: “tengo el objeto procesal que tengo, y a partir de esto, tengo que actuar. Por la calificación que presenté al tribunal, acuerdo: pena de 3 años y tres meses de prisión, costas e inhabilitación de cuatro años“.

No contento con su poco aporte a hacer justicia en éste caso, en una entrevista brindada al sitio del Ministerio Público Fiscal amplió los fundamentos de su alegato y le quitó trascendencia a las heridas de bala de plomo sufridas por los dos comunicadores de la RNMA:

Aparentemente, para el fiscal, que policías instruídos en el uso de armas, y conscientes de su poder de hacer daño, disparen uno o algunos tiros de plomo – no de forma repetitiva – frente a una multitud desarmada en pleno centro porteño, no demuestra que hubo intento de asesinar a dos comunicadores y un manifestante que resultaron heridos.

En el video-investigación realizado por la RNMA – y utilizado en su alegato por la Dra. Verdú – se demuestra con absoluta contundencia de dónde provinieron los disparos de plomo aquella noche contra dos comunicadores de la RNMA y que los tres policías imputados por intento de homicidio son culpables.

Juan Carlos Giordano, diputado nacional por el FIT-Izquierda Socialista, que fue una de las personalidades políticas que asistió a la lectura de los alegatos de la querella, la fiscalía y las defensas policiales, remarcó que las pruebas expuestas son contundentes: “éstos tres policías imputados son parte de un plan consciente. Está probado que las víctimas fueron heridos con balas de plomo. Nadie discutió eso”, y calificó el alegato del fiscal Oscar Ciruzzi como “muy mezquino, porque si uno ve el relato del propio fiscal, llevaría a pedir una pena mucho mayor. Y queda claro que fueron criminales comandados por Macri, Larreta y Montenegro”, concluyó.

Quedan flotando varias preguntas, tanto para el fiscal como para el Tribunal, que mañana debe dictar la sentencia:

¿En qué remota posibilidad un policía participará de un operativo con la cara visible para que se lo vea disparando plomo alguna vez?
¿Un policía que dispara una posta de plomo no sabe que puede llegar a matar a una persona?
¿Debe disparar de forma continua para darse cuenta que puede matar?
¿Es un problema de cantidad de tiros?
¿Los baleados el 13 de marzo de 2013 deberían haber recibido más plomo o haber muerto para que el hecho sea contundente?
¿No alcanza con que se vea todo el accionar en los videos y que coincidan los testimonios?

El juicio ya terminó. Este miércoles 31 desde las 12 el tribunal dará su sentencia. Entre los personajes que participaron del proceso estuvo Oscar Ciruzzi, el fiscal que necesita tres baleados muertos, policías asesinos a los que se les vean las caras y que disparen a repetición para que le quede clara la intención de querer asesinar. Oscar Ciruzzi. Representante del Estado en el juicio. Cómplice. Otro ladrillo en la pared de la impunidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s